2.000 euros de presupuesto para un ordenador gaming brutal: la deseada lista de la compra

Imagina que acabas de recibir un cheque por valor de 2.000 euros. No hagas preguntas, lo tienes en las manos, pero sólo puedes usarlo con una condición: gastarlo en un ordenador gaming. ¿Qué piezas elegirías? ¿Te decantarás por un PC pre-configurado o escogerás cada pieza con mimo absoluto, como los ingredientes de un buen gourmet? En esta franja podrás hacerte con un gran equipo, pero si no tienes cuidado acabarás malgastando gran parte del presupuesto.

Vamos a idear un montaje ideal, pieza a pieza, determinando el tipo de componentes y características internas que necesitas para montarte el mejor sistema sis sobrepasar el presupuesto. Total, no hay mejor dinero contado que el dinero soñado.

El procesador: el cerebro de tu ordenador gaming

Seguro que has oído hablar del procesador o CPU. Nos referimos al núcleo, corazón y cerebro del equipo. El procesador se ensambla en la placa base a partir de un socket, un tipo de conexión de alta velocidad.

En este caso nos decantamos por una gama alta, sin duda. Ya seas de AMD o de Intel, los dos fabricantes internacionales cuentan con oferta suficiente para elegirRyzen ha mostrado unos resultados abrumadores en comparativas y benchmarking y, si queremos tirar hacia lo seguro, la serie i7 de Intel, séptima generación y modelo 7700 te garantiza potencia para todo lo que necesites por poco más de 300 euros.

¿Por qué este modelo? Porque con su añito de edad su precio ha descendido lo suficiente para considerarlo, sin sacrificar a cambio ni potencia ni recursos. Estamos hablando de una CPU de 3.6 GHz de velocidad y un consumo ajustado a los 65 W. Nada mal.

La gráfica: corazón y músculo

Seguimos por el segundo componente favorito de los amantes del videojuego. Sin una gráfica dedicada para procesar la carga poligonal nos da exactamente igual la cantidad de RAM que compremos: si la CPU es el cerebro, la gráfica es el corazón.

En este caso la oferta es aún mayor. Podemos buscar algo “sencillo” por unos 600 euros como la Gigabyte Nvidia GForce GTX 1080 G1. Si la conoces seguramente acabas de entornar una sonrisa. La verdad es que es una maravilla, muy funcional, bien ventilada gracias a su sistema Windforce —la ventilación es importantísima— y considerada un estándar de gama alta durante el año pasado.

Aunque tal vez podemos apostar por algo más eficiente: si arriesgamos hasta los 800 euros nos encontraremos con una bestia parda como la MSI GeForce GTX 1080 Ti con procesador a 1569 MHz. Aquí ya estamos hablando de alta potencia, de jugar sin despeinarnos a lo que nos dé la gana… a costa de ventilar una tercera parte del presupuesto.

¿Y qué tal algo intermedio? En mitad de ambas convive una de las mejores tarjetas que existen en el mercado actual: la ASUS STRIX-GTX 1080 A8G entrega rendimiento para cualquier tipo de videojuego actual. Busca test de rendimiento en Youtube y sabrás de lo que es capaz.

El disipador: abanicos para el verano

El disipador es uno de esos elementos que se dejan para el final. Y al final pasa lo que pasa, que nos la pegamos y nos toca volver a la tienda a cambiar la pieza. Indistintamente de si apuestas por refrigeración líquida o turbina de aire debes cuidar esta elección.

En este particular necesitamos algo intermedio: olvídate de bestias pardas bajo el pretexto de «mejor que sobre», porque al final te arrepentirás, debido a su altísimo consumo energético y su ruidoso funcionamiento.

Nuestra recomendación en turbina de aire se acerca más a un Noctua NH-D14, un clásico con prestigio, muy fácil de montar y querido entre los usuarios, capaz de impulsar aire caliente bien lejos gracias a sus 1300 RPM. Y, si optas por la refrigeración líquida, lánzate a por el Corsair Cooling Hydro Series H100i v2. Vas a flipar con sus 2435 RPM.

Placa base: la cama donde reposan los elementos

Si antes apostábamos por una tarjeta dedicada con alto rendimiento, ahora no podemos rendirnos con una placa base enclencle. Ten en cuenta que todos los componentes deben ser compatibles, así que estamos ante la base de la fórmula. Una buena opción sería la MSI Z170A Gaming M3. Por 136 euros puedes hacerte con una placa muy completa, con boost para la memoria DDR4, aunque algo escasa en conexiones —un sólo puerto HDMI—.

Por un poquito más, aunque por debajo de los 200 euros, tenemos la Asus Prime Z270-A, capaz de inyectarle 64 GB de memoria para volar dentro y fuera de los juegos.

RAM: memoria lógica…

El mercado de la RAM merece su propio sistema solar. Puedes ir a lo seguro y apostar dos módulos Ballistix Sport LT 16GB DDR4 2400 MT/s para tener 32GB de primer nivel. Te va a constar encontrar algo mejor.

Si te quieres ahorrar unos euros, la Corsair Vengeance LPX es una buena opción: otros 16GB a 3200 MHz. Y, si lo que deseas es apostar por más potencia y luces de colores, la G.Skill Trident Z RGB 16GB DDR4 puede darte una buena sorpresa, subiendo hasta los 3.600 MHz —y se lleva especialmente bien con las placas que hemos citado—.

En cualquier caso, apuesta por memoria DDR4, ya que cuenta con un ancho de banda mucho mayor a las memorias DDR3 y una velocidad de reloj hasta 8 veces superior. Y, sabiendo del presupuesto que tenemos, no te rindas con menos de 16 GB.

Y HD (SSD): memoria física

Ningún ordenador que se precie omite en su montaje el disco duro. En este caso apostaremos integramente por discos de estado sólido. Los rangos de precios apuestan por los 150 euros para 500 GB y unos 300 para 1TB. Los Crucial MX300 o Samsung 850 EVO son inversiones seguras son solera y buena repercusión.

En cualquier caso, no sufras más de la cuenta: sólo necesitamos un sistema ágil para arrancar nuestro sistema y hacerlo mover. Si en un futuro necesitamos más memoria, siempre podremos ampliar mediante módulos externos o un incluso un servidor NAS.

La fuente de alimentación: energía para vivir

La fuente de alimentación es la encargada de suministrar electricidad a todo el equipo. Si nos quedamos cortos de potencia nos encontraremos con problemas graves de calor redundante y piezas que se desconectan por escasez de suministro. Es, al igual que el disipador, un factor clave en nuestro presupuesto.

Dependiendo de nuestra elección habremos llegado aquí con la calderilla en el bolsillo. Si es así, siempre podremos apostar por un Enermax NAXN. Pero si necesitamos un extra de potencia vamos a tener que fijarnos en los RM de Corsair, bien el modelo RMx de 850W o bien el modelo RMi, ambos magníficas alternativas que nunca te dejarán tirado y con rendimiento eficiente.

¡La caja, la caja!

Por último necesitamos una caja sobre la que ensamblar todos estos elementos. En este particular podemos elegir lo que más nos apetezca, bien por conexiones, por color o por tamaño. La Nzxt CA-S340W-W1 es un clásico por su precioso blanco nuclear. Su versión NZXT H440 posee un diseño más vertical y suficientes bahías para todo lo que queremos montar.

Y, si queremos subir nuestra apuesta, siempre tendremos a mano una MCZ-C5M2T-RW5N —aunque esta asciende hasta casi los 250 euros— que nos garantiza slots (bahías) de sobra para cualquier capricho que tengamos en un futuro.

Esto es sólo el principio

Y ya está, nos acabamos de gastar 2.000 euros imaginarios. Y aún tendríamos que montar el escritorio: el ratón —como por ejemplo el un ASUS ROG Gladius—, a juego con el teclado y con unos auriculares pensados para el gaming. Y el monitor, por supuesto. ¡Se nos va de presupuesto!

Aunque si lo que queremos es evitar todos estos complementos adicionales, nuestra alternativa pasa por pensar en un portátil, algo ligero pero potente, como el flamante ROG Strix GL553, con el propio sistema operativo preinstalado (Windows 10), equipado con procesador Intel Core i7 de séptima generación y gráfica NVIDIA GeForce GTX 1050. Tal vez sólo así consigamos hacer realidad ese sueño de aglutinar todo lo necesario en un único sistema.

Seleccionar, buscar, configurar un equipo a medida no es fácil. Cada usuario apostará por una alternativa diferente y cada jugador buscará una distinta configuración: no necesitaremos la misma “bestia” para mover ‘League of Legends’ que ‘Titanfall 2’. Así que ya sabes: si te encuentras un cheque de 2.000 euros piénsatelo. Pero sólo un poco, no vayas a perderlo.

¿Qué opinas?

eSports Unlocked by Orange, vivimos los eSports desde dentro

Entrevistas exclusivas con las estrellas de la Superliga Orange, los mejores vídeos de eSports, las últimas novedades de los profesionales y los mejores consejos para que los amateurs puedan crecer. eSports Unlocked by Orange es esto y mucho más. Te esperamos.

Ver resultados

Calendario Orange

Julio 2017

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2
3
4
5
6
7
8
9
10
11
12
13
  • Dreamhack Valencia 2017
14
  • Dreamhack Valencia 2017
15
  • Dreamhack Valencia 2017
16
  • Dreamhack Valencia 2017
17
18
  • Tenerife LAN Party - TLP Tenerife
19
  • Tenerife LAN Party - TLP Tenerife
20
  • Tenerife LAN Party - TLP Tenerife
21
  • Tenerife LAN Party - TLP Tenerife
22
  • Tenerife LAN Party - TLP Tenerife
  • Euskal Encounter 2017
23
  • Tenerife LAN Party - TLP Tenerife
  • Euskal Encounter 2017
24
  • Euskal Encounter 2017
25
  • Euskal Encounter 2017
26
27
28
29
30
31