Apex Legends, ¿qué tiene este nuevo battle royale para que se haya convertido en la mayor amenaza de Fortnite?

Es inevitable, a todo juego lo suficientemente popular le sale, tarde o temprano, un “killer” particular.

¿Cuántos MMORPGs presumieron de ser “el WoW killer”?, ¿Y cuántos de ellos lo consiguieron? A la vista está: ninguno. Y es que cuando un título se mantiene en lo más alto durante tanto tiempo ya dejamos de hablar de una simple moda pasajera.

Antes era WoW, luego lo fue LoL y ahora es Fortnite el que se ha convertido en blanco natural para este tipo de desprecios. “Solo juegan por moda”, “El año que viene no se acuerda nadie de él”, “Es solo porque es gratis”, “Este otro battle royale le va a dar pal pelo”. Sea como sea, Fortnite sigue siendo el juego más popular del planeta. Por eso no dejan de aparecer “Fortnite killers” cada mes. Realm Royale, Blackout de Call of Duty, Danger Zone de CS:GO y un sinfín más de battle royales de calidad muy dispar.

Pocos han logrado atraer –y lo que es más importante, retener– a un público que se ve cada vez más sobrepasado por tanto clon.

Pero cuidado, que aquí llega Apex Legends.

¿Qué es Apex Legends?

Apex Legends es un shooter en primera persona desarrollado por Respawn Entertainment y publicado por EA.

Es un battle royale basado en el universo de Titanfall, la saga shooter creada por la propia Respawn en 2014. Los escenarios, el lore, las armas… Todo lo que vemos en Apex tiene su origen en el mundo futurista de Titanfall, y eso es algo que muchos de sus jugadores desconocen por una razón muy sencilla: a primera vista no parece haber ningún tipo de conexión entre ambos títulos. Ni el nombre, ni la estética –la de APEX es algo más cartoony, quizás como atractivo para la audiencia fortniter–, ni buena parte de la jugabilidad. Uno de los elementos más definitorios de la saga, los megarobots controlables por el jugador, no aparece en Apex. Todavía.

Pero una vez tomamos el control del nuevo lanzamiento nos damos cuenta de que, a pesar de echar en falta los mechas y la habilidad de correr por las paredes, Apex Legends es, en esencia, un Titanfall Battle Royale, y es ahí donde reside buena parte del causante de su entrada triunfal en el género.

Las claves del éxito

En el rotundo éxito de Apex Legends hay varios factores clave a tener en cuenta.

El primero, el factor sorpresa. Nadie se esperaba esto. ¿Un battle royale triple A desarrollado por Respawn, disponible de la noche a la mañana y gratis? Pero esto qué es.

La estrategia, según el cabeza visible del estudio Vince Zampella, era evitar el previsible rechazo de la comunidad gamers ante el anuncio de otro battle royale. Por no hablar de la decepción de los fans más acérrimos de Titanfall al enterarse de que el estudio estaba trabajando en Apex y no en la esperada tercera entrega de la saga.

Con más de 25 millones de jugadores y un flujo incesante y constante de espectadores en Twitch, podemos afirmar que la estrategia se ha ejecutado con éxito.

El otro factor es el que tratábamos antes. Una jugabilidad divertida y sólida, ya más que probada y pulida en las dos entregas de la saga Titanfall, la ausencia de bugs y problemas de rendimiento que plagan otros títulos como PUBG y el pedigrí de Respawn, que para quien no lo sepa es un estudio compuesto por ex-desarrolladores de Call of Duty.

Y no hablamos de cualquier Call of Duty, sino del que probablemente sea uno de los shooters más influyentes de los últimos 20 años: Call of Duty 4: Modern Warfare.

Por eso, y porque Titanfall fue concebido como el “Call of Duty con robots”, es que Apex se siente tan familiar.

Call of Duty y una pizca de Overwatch

Con tanta oferta en el mercado, los battle royale ya no saben qué hacer para diferenciarse del resto. Realm Royale lo ha intentado con los elementos RPG, por ejemplo. Danger Zone con el atractivo hardcore de Counter-Strike, y así muchos otros.

Lo que nadie había intentado (seriamente al menos) es combinar lo mejor de los MOBA y los arena shooters como Overwatch o LoL con la jugabilidad rápida y frenética de Call of Duty, y eso es justo lo que ofrece Apex Legends.

El battle royale de Respawn cuenta con una serie de personajes con habilidades tan llamativas como un gancho-grúa, un rastreador de pisadas o una pistola de portales al más puro estilo Portal.

Esta y otras características hasta ahora inéditas en los pesos pesados del género –como la posibilidad de revivir a tus compañeros después de que mueran– hacen de Apex Legends una apuesta más especial y diferente que el resto de aspirantes al trono de los battle royale.

De su evolución como live service dependerá el futuro de Fortnite como rey del género. Quién sabe, quizás APEX Legends acabe siendo para Fortnite lo que el título de Epic Games fuera para Playerunknown’s Battlegrounds.

Imagen de portada | EA

¿Qué opinas?

eSports Unlocked by Orange, vivimos los eSports desde dentro

Entrevistas exclusivas con las estrellas de la Superliga Orange, los mejores vídeos de eSports, las últimas novedades de los profesionales y los mejores consejos para que los amateurs puedan crecer. eSports Unlocked by Orange es esto y mucho más. Te esperamos.

Ver resultados

Calendario Orange

mayo 2019

lun mar mié jue vie sáb dom
1
2
3
4
  • Orange Cup #5 Fortnite
5
6
7
8
9
10
11
  • Orange Cup #4 CS:GO
12
13
14
15
16
17
18
  • Orange Cup #4 Clash Royale
19
20
21
22
23
24
25
  • Orange Cup #4 League of Legends
26
  • Orange Cup #5 League of Legends
27
28
29
30
31