El futuro de los eSports es portátil

En los últimos años estamos viendo cómo más y más juegos con claras aspiraciones eSports vienen desde plataformas móviles.

El éxito de títulos como Clash Royale o Arena of Valor nos ha cogido a todos por sorpresa, y nos ha dejado claro que el mundo móvil tiene mucho que decir en el sector eSports. Más aún cuando sabemos que Battle Royale, el último fenómeno multijugador, está a punto de dar el salto a los teléfonos y tablets de la mano de sus dos grandes referentes, Fortnite y Playerunknown’s Battlegrounds.

Eso de poder jugar en cualquier parte es un reclamo muy seductor, pero, y a falta de jugar a las versiones móviles de los dos anteriores, la realidad es que casi siempre hay que hacer alguna que otra concesión cuando trasladamos un juego a las pantallas táctiles.

Hay, no obstante, un mercado que todavía no explotamos del todo y que ya puede ofrecer una experiencia idéntica a la que ofrece el mejor PC de sobremesa para jugar a estos juegos. Son los ordenadores portátiles.

Potencia de sobra

Lejos quedan los días en los que los portátiles servían para navegar, ver películas y poco más. O bien te dejabas un riñón para poder mover los últimos lanzamientos a un nivel de gráficos decente, o te conformabas con una tarjeta integrada que solo valía para el Age of Empires II. Y no la versión HD.

Hoy en día es perfectamente posible echar a correr infinidad de juegos eSports (por no decir todos) incluso en portátiles de gama media. Ya es habitual encontrar las últimas tarjetas gráficas de Nvidia y AMD incorporadas en multitud de equipos portátiles. Es más, muchas de las tarjetas integradas son capaces de mover juegos como League of Legends.

Aunque esto no solo hay que agradecérselo a la evolución del hardware, sino a la acertada decisión de los estudios que optaron por un diseño artístico estilizado frente a las aproximaciones realistas de otros títulos. Es el caso del citado League of Legends, Overwatch o Fornite.

Los desarrolladores quieren que podamos jugar en prácticamente cualquier portátil, ¿por qué no lo hacemos?

El estigma arraigado

Muchos PCeros de raza se muestran reacios a aceptar el portátil gaming como alternativa al sobremesa de toda la vida.

No los culpamos ni pretendemos que se pasen al lado oscuro; un ordenador de escritorio será siempre, por lo general, una opción más barata, potente y duradera. Eso lo sabemos.

Pero oye, a veces no todo es potencia, y cuando los eSports más populares del mundo no exigen casi nada a nivel de requisitos técnicos, es un no-brainer pasarse al portátil si pretendemos darle principalmente a este tipo de juegos y no a portentos gráficos como The Witcher 3.

¿O también?

Adiós a los ladrillos

El principal inconveniente que acarreaban los portátiles gaming primitivos era su tamaño. Bueno, y su diseño; algunos parecían sacados del cajón de atrezzo de un folletín de ciencia-ficción barato.

Con el tiempo, el concepto de portátil gaming se ha ido alejando de la noción anticuada que ve a los jugadores como adictos al neón y a las formas geométricas estrafalarias. Hoy día, por suerte, la mayoría de portátiles dedicados tienen un diseño elegante y funcional. Sí, todavía podemos ver por ahí los diseños poco ortodoxos de ciertas marcas, pero a estas alturas podríamos decir que esa es su seña de identidad más valiosa.

Y no solo eso, sino que los portátiles de gama alta-altísima son por necesidad más voluptuosos que el resto para poder albergar la pedazo de tarjeta gráfica de turno y el pertinente sistema de refrigeración.

Tanto, que a veces cuesta aprobarle la cualidad de equipo portátil.

Pero esto podría cambiar muy pronto.

Una 1080 GTX  milimétrica

Es de nuevo Nvidia la que pretende revolucionar el mercado gracias a su última innovación, que pone en evidencia el buen uso que hacen de sus inmensas ganancias y casi total monopolio en el ámbito del PC.

Estamos hablando de lo que han llamado portátiles Max-Q. Ordenadores equipados con tarjetas gráficas tan potentes como la GTX 1080 de Nvidia y con un claro elemento diferenciador: tienen un grosor menor a los 18 milímetros.

La compañía americana se las ha ingeniado para meter una auténtica bestia como es la 1080 en una serie de portátiles –en la que participan la mayoría de principales fabricantes– tan finos como el MacBook más ligero.

Juegos a resolución 4K y 120 FPS en portátiles que, ahora sí, cabe en cualquier mochila.

eSports en cualquier parte

De acuerdo, un portátil no es igual que un móvil. Aunque sea transportable, necesitamos conectarlo a la corriente (esa es una de sus asignaturas pendientes) y acompañarlo siempre con un ratón. Porque no pretendemos jugar al Counter-Strike con el pad táctil.

Pero también nos permite llevarnos nuestra setup para jugar a LoL o a Fortnite a casa de los colegas para jugar clasificatorias o improvisar una LAN party de las de antaño sin transportar las pesadas torres de 8 kilos y medio. El mercado eSports está cambiando, y todo apunta a que las plataformas móviles jugarán un papel cada vez más determinante en su éxito.

Es hora de que el portátil defienda la supremacía del PC frente al teléfono.

 

¿Qué opinas?

eSports Unlocked by Orange, vivimos los eSports desde dentro

Entrevistas exclusivas con las estrellas de la Superliga Orange, los mejores vídeos de eSports, las últimas novedades de los profesionales y los mejores consejos para que los amateurs puedan crecer. eSports Unlocked by Orange es esto y mucho más. Te esperamos.

Ver resultados

Calendario Orange

abril 2018

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2
3
4
5
6
7
8
9
10
11
12
13
14
  • Orange Cup LoL #4
15
16
17
18
19
20
21
22
23
24
25
26
27
28
  • Orange Cup CS:GO #4
29
30