Tarjeta gráfica: ¿interna o externa? El debate de qué es mejor continúa

Las tarjetas gráficas integradas son cada día más potentes y capaces de sustituir a las tarjetas dedicadas o externas en multitud de tareas.

Pero, ¿podemos prescindir de estas últimas totalmente?

La respuesta, si somos gamers exigentes, es un claro y rotundo no. No obstante, la demanda gráfica de algunos títulos eSports suele ser relativamente baja, y muchas tarjetas integradas ya mueven juegos como League of Legends o Hearthstone sin ningún problema.

Integrada = Barata

La principal virtud de una tarjeta gráfica integrada es su precio, que es infinitamente inferior al de sus competidoras las dedicadas.

Mientras que una integrada al uso vendrá a menudo incorporada en un portátil sin coste adicional, los productos de Nvidia o AMD se mueven en un rango de precios que va desde lo aceptable hasta lo prohibitivo en los lanzamientos más recientes, pensados para el público más hardcore.

Pero como apuntábamos al principio, no hace falta una GTX 1080 para jugar al LoL.

Ni al LoL, ni a Hearthstone, ni a CS:GO, ni a Overwatch… De hecho, este último fue conscientemente desarrollado con las tarjetas integradas en mente.

La veterana compañía norteamericana reconoció haber creado el motor del juego con la intención de lograr la mayor accesibilidad posible para los jugadores. Lo justificaba el director del juego alegando que “Blizzard siempre ha dado soporte a un número muy grande de jugadores. Es algo en lo que nos esforzamos y siempre trae beneficios”.

Razón no les falta; World of Warcraft fue un absoluto hit gracias en gran parte a lo asequible de sus requisitos mínimos.

Pero es que si las estadísticas no mienten, el porcentaje de jugadores de Overwatch que tiran de tarjeta gráfica es de un 22%.

Tanto Overwatch como World of Warcraft tienen algo en común con League of Legends, y es ese estilo artístico desenfadado y colorido.

Los gráficos al estilo dibujos animados que comparten son parte esencial del éxito de estos títulos. Y es que no solo son agradables a la vista y gustan a un sector demográfico muy amplio, sino que suponen una carga muy ligera para el motor gráfico.

Cualquier tarjeta gráfica integrada de los cinco últimos años (o incluso más) debería ser capaz de echar a andar un League of Legends a 60 FPS.

Puede que a costa de una menor fidelidad gráfica, sí, pero con buen rendimiento.

Es tan sencillo mover el MOBA de Riot Games, de hecho, que todavía es posible leer por los rincones de la web eso de “LoL runs on a toaster”.

O sea, que se puede jugar al LoL hasta en una tostadora. Todavía no, pero dale 10 años.

¿Por qué usar la integrada teniendo una dedicada?

Si las dedicadas siempre rinden mejor que las integradas (lo hacen), ¿para qué usar una de las segundas teniendo ambas opciones?

Pues bien, dependiendo de las circunstancias podría ser incluso recomendable elegir la integrada.

El principal motivo es obvio: la batería. Al ser más potentes, las tarjetas gráficas dedicadas consumen más energía.

Jugar con el cable desconectado es una experiencia subóptima de por sí debido a las inconveniencias derivadas de depender de la batería interna del equipo y no de la corriente eléctrica.

Es decir, el temible modo de ahorro de energía y sus bajones de FPS.

A veces no podemos permitirnos bajar del mínimo de los 60 FPS. Si estamos en mitad de una partida clasificatoria de la que depende nuestro ascenso a Diamante (y por ende también la realización de nuestra existencia misma), por ejemplo.

Jugar con el modo de ahorro de batería es un suicidio en estos casos, pero también lo es cambiar al modo de alto rendimiento, pues no nos va a quedar batería ni para la próxima teamfight de la partida.

Más batería, menos polvo

Y es aquí donde la tarjeta integrada puede presumir de ser la mejor opción.

La tarjeta integrada utiliza una cantidad de recursos sustancialmente menor y aun así es capaz de mantener el tipo en juegos poco exigentes gráficamente, por lo que si nos vemos obligados a jugar con el portátil desenchufado, será mejor echar mano de esta para poder aguantar hasta que acabe la partida.

Como también puede ser lo más sensato usarla títulos en 2D, antiguos o en general, fáciles de mover.

Los hay que cometen el error de desactivar la integrada por completo, y desde ya os decimos que destinar la potencia de una Nvidia GTX 1070 (mismo) a comprobar el correo es tan absurdo como contraproducente, pues las tareas básicas del PC las puede sobrellevar la integrada con perfecta solvencia.

La tarjeta dedicada solo debería usarse cuando sea estrictamente necesario para así retrasar el inevitable aumento de las temperaturas y evitar el sobrecalentamiento.

Y para no tener que extraerle el polvo a la tarjeta con demasiada frecuencia, que vaya un tostón.

¿Qué opinas?

eSports Unlocked by Orange, vivimos los eSports desde dentro

Entrevistas exclusivas con las estrellas de la Superliga Orange, los mejores vídeos de eSports, las últimas novedades de los profesionales y los mejores consejos para que los amateurs puedan crecer. eSports Unlocked by Orange es esto y mucho más. Te esperamos.

Ver resultados

Calendario Orange

julio 2018

lun mar mié jue vie sáb dom
1
2
3
4
5
6
7
8
9
10
11
12
  • Dreamhack Valencia 2018
13
  • Dreamhack Valencia 2018
14
  • Dreamhack Valencia 2018
15
  • Dreamhack Valencia 2018
16
17
  • Tenerife LAN Party 2018
18
  • Tenerife LAN Party 2018
19
  • Tenerife LAN Party 2018
20
  • Tenerife LAN Party 2018
21
  • Tenerife LAN Party 2018
22
  • Tenerife LAN Party 2018
23
24
25
26
27
28
29
30
31