¿FIFA 19 al estilo League of Legends? La nueva estrategia de EA podría cambiarlo todo

Los videojuegos actuales son servicios. Siempre lo fueron, en cierta medida —y FIFA más aún—, pero ahora más que nunca se han convertido en plataformas donde los desarrolladores van implementando mejoras progresivas. Se vuelcan recursos en grandes producciones, dilatando así su vida útil y, en consecuencia, convierten a estos triple A en una especie de acontecimientos sociales.

¿Jugarías a un FIFA que se actualiza semanalmente, donde no necesitas comprar la versión anual para estar al tanto de novedades e incorporaciones en FUT? Parece que estas ideas no son tan descabelladas. Desde la cúpula de Electronic Arts ya estudian convertir su franquicia futbolística en un Gaas.

¿Qué es un GAAS?

Game as a service. Seguramente hayas oído hablar de esta expresión. Este modelo hace referencia al cloud gaming service. Es decir, a juegos donde un servidor remoto se responsabiliza de las tareas de procesamiento y el jugador no necesita una copia física ni digital para jugar.

El usuario descarga algunos datos en su disco local y el núcleo del procesamiento puede llevarse a cabo bien en el sistema facilitador (la consola) o desde los propios servidores que emiten el contenido vía streaming, como sucede con Netflix, HBO y otras plataformas de vídeo.

Pero esto entronca con un nuevo modelo: las temporadas. Pensemos en Ubisoft, una de las principales impulsoras de este tipo de juegos. Ghost Recon Wildlands, For Honor, Rainbow Six: Siege o The Division cuentan con pases de temporada que duran, como su nombre indica, una temporada. 12 meses. Los creativos van incorporando nuevos personajes, mapas o cualquier añadido que alargue la vida útil del juego.

¿Qué se consigue con esto? Mantenernos más tiempo enganchados, subiendo nivel y recorriendo idénticos escenarios durante meses o años. Dejar a un lado la anualidad significa no trazar una fecha de caducidad implícita en el juego, sino apostar por la máxima duración posible, como esas series de éxito que renuevan temporada tras temporada si las buenas cifras acompañan.

FIFA es nuestra Juego de Tronos

Los números de FIFA son muy positivos. Tan buenos que, de hecho, a algunos jugadores les da rabia descolgarse de la temporada y comprar la nueva entrega porque, como los avances en FUT no se conservan, esa tabula rasa implica empezar de cero, borrón y cuenta nueva y volver a erigir el imperio de los cromos y el tradeo loco.

«Los juegos de EA hoy son servicios en vivo: experiencias asombrosas que actualizamos y desarrollamos para ofrecer una continua diversión que mantiene a los jugadores interesados, los conecta con sus amigos, les brinda más contenido y hace crecer nuestra red». Palabra de Andrew Wilson, CEO de EA.

Como ves, no lo decimos nosotros, en su entrevista para Bloomberg, apuntó a ese día en el que el editor venderá un green service, un punto de encuentro abierto —bueno, con pequeños periodos de mantenimiento— y no publicaciones anuales tal y como lleva haciendo un cuarto de siglo.

«Vimos que más de nuestros jugadores estaban más implicados», declaró el bueno de Wilson a propósito de ese 13% de crecimiento trimestral, con 10 millones de jugadores compitiendo en partidos competitivos durante el primer año. FIFA 17 obtuvo resultados positivos, pero los de FIFA 18 fueron aún mejores. Eso sí, a EA no le va tan bien como estos números hacen creer. Electronic Arts depende de sus títulos deportivos para obtener un flujo de ingresos constante.

Esta fiebre por reformular sobre la misma base también se traduce en el mundo real. ¿El fin? Optimizar al máximo los servidores y los tiempos de compra. Por pura estadística, cuantas más horas pasas en FIFA, más posibilidades hay de que gastes unos euros en comprar un par de sobres.

Con el Mundial de Rusia a la vuelta de la esquina y las temporadas ligueras a punto de cerrar —después dará comienzo la eWorld Cup— la del fútbol es una batalla contra el tiempo. Si hubiese copas y eventos todo el año, pasaríamos 12 meses pendientes de los resultados.

Los eSports son los responsables

Que no los culpables: si nos fijamos en mercados como el de Corea del Sur y China, los Gaas son plenamente habituales. Apenas hay que cambiar algo de código, algunas líneas clave y el resto se compone de parches con mejoras. En la cuna de los MMORPG o simplemente MMO, el hogar de League of Legends o DOTA 2 por derecho propio, la copia retail, la del disco de toda la vida, es una rareza.

Convertir un FIFA en una anualidad no perjudica en ningún caso a su enfoque como eSport, al contrario. Mantener un modelo de juego que se mantenga vivo durante 365 días es mantenerlo también para empujar los distintos torneos a lo largo y ancho del globo. Electronic Arts no sólo obtendría más beneficios a medio plazo —aunque perdería bastante a corto— sino que su presencia de perpetua actividad lo haría más atractivo de cara a usuarios hardcore.

Cambiar el modelo de negocio no es fácil. Ya lo hemos dicho: es algo que no se ha producido desde el primer FIFA, que data de la temporada 1993-1994.

Por el camino se perderían muchos packs —FIFA 18 contó con cuatro ediciones, la estándar, la “Ronaldo”, “Icono”, “Legacy” y una edición adicional a modo de bundle, con consola incluida—, pero tal vez acercaría a esos jugadores hastiados de soltar 70 euros cada temporada y que preferirían invertirlos en cromos.

¿Qué opinas?

eSports Unlocked by Orange, vivimos los eSports desde dentro

Entrevistas exclusivas con las estrellas de la Superliga Orange, los mejores vídeos de eSports, las últimas novedades de los profesionales y los mejores consejos para que los amateurs puedan crecer. eSports Unlocked by Orange es esto y mucho más. Te esperamos.

Ver resultados

Calendario Orange

noviembre 2018

lun mar mié jue vie sáb dom
1
2
3
4
5
6
7
8
9
10
11
12
13
14
15
16
17
  • Masterclass Counter-Strike #1 con TheVikingEs
18
19
20
21
22
23
24
25
26
27
28
29
  • Barcelona Games World
30
  • Barcelona Games World