200 vs 10 euros. Las 8 diferencias para invertir en un teclado gaming

¿Qué diferencia a un teclado de apenas unos pocos euros frente a uno de 200 o incluso 250 euros? Misma cantidad de teclas, diseño similar, la pregunta no parece fácil de responder pero sí de intuir: algo los hará distintos.

Más allá de las evidencias empíricas del coste queremos investigar dónde están las diferencias de estos modelos profesionales y si realmente merece la pena invertir en ellos.

Los puntos clave del teclado

Las principales diferencias entre un teclado cualquiera y uno gaming de gama alta vienen determinadas por los siguientes factores:

  • Teclas WASD y de perfil: estas son las típicas teclas intercambiables, destacadas en muchos teclados por su perfil más elevado o por ser de distinto color. A ello habría que sumar las teclas especiales para memorizar los distintos perfiles de cada jugador o usuario. En ellas se pueden guardar comandos y distintos tipos de movimientos.
  • Tiempo de respuesta y cableado: habrás visto que la mayoría de teclados profesionales van conectados. Nada más rápido que el cable y nada mejor que una o varias conexiones USB 3.0 para ello. El lag (tiempo de respuesta) de un teclado profesional se mantiene prácticamente sobre cero. Y ya sabes, cuando estás jugando online, cada segundo marca la diferencia.

  • Modo gaming: los modelos profesionales detectan automáticamente si estás o no jugando y se configuran para que no salgas de la partida al pulsar alguna tecla por error.
  • Features adicionales: desde una salida jack 2,5’’ para auriculares, una peana para colocar un mando, reposabrazos, un conector para lámpara, o una pantalla con control táctil para acceder al propio menú interno del juego; los teclados gaming profesionales suelen aportar ese plus que los convierte en sistemas premium.

Teclas de membrana VS teclas mecánicas

 

Esta es la diferencia fundamental entre un teclado y otro. Los baratos cuentan con teclas de perfil muy bajo, de membrana. Las membranas de plástico tienden a deslucirse con mucha facilidad, perdiendo calidad en la sensación al tacto —película anti fingerprint protectora—, además de atascarse con la mínima suciedad, lo que redunda en una pérdida de sensibilidad.

Son ideales para un portátil sobre el que escribirás a toda velocidad, pero un dolor de cabeza para cualquier jugador profesional que necesita fiabilidad y mantener el control total de sus jugadas. En los teclados mecánicos no baja la tecla y cierra un circuito, sino que es un sistema de acción mediante muelle lo que activa el contacto. Esto exige más piezas, mejor construcción, controles más estrictos. Y mayor precio, claro.

Además, como seguramente hayas oído, existe una gran oferta en tipos de interruptores Cherry, incluso algunos desarrollados por el propio fabricante. Cada tipo de interruptor cuenta con unos distintos valores particulares: un distinto índice de resistividad, de tolerancia a presión, de retardo en respuesta. Grandes fabricantes como Razer, Ozone, Roccat o Corsair diseñan sus teclados con los distintos perfiles de jugador en mente.

Los modelos más usados suelen ser los Cherry Blue y los actuales Sweet Cherry de tacto ligero. A los tradicionales Cherry Black o Cherry Brown, más suaves y equilibrados, también se suman modalidades donde se incorporan almohadillas (switch) para amortiguar la sonoridad al teclear. Algunos modelos, como los Cherry Red, ofrecen una sensación de pulsación muy suave, similar a los teclados de membrana, mientras que algunos profesionales MX cuentan con un perfil configurable para cada tecla.

Siguiendo la estela de teclas amarillas

La iluminación del teclado suele considerarse un detalle menor, aunque supone una magnífica solución para todas esas partidas nocturnas o bajo entornos tenues. Los teclados más baratos cuentan con una iluminación descompensada, no regulable, que no tarda en desconectarse o funcionar de forma irregular.

Los modelos profesionales suelen ofrecer una paleta cromática de 8 bits de profundidad completa (256 colores), además de ofrecer niveles de brillo regulables gracias a que bajo cada tecla hay un led emisor —de forma que permite una iluminación uniforme—. Los teclados RGB de alto rendimiento cuentan con varios niveles de intensidad, además de poder configurarse como luz blanca fría para evitar la distracción.

¿Diseño corto o largo?

A un teclado de 10 euros no le pidas ni teclado numérico. Con tal de recortar es posible que te encuentres con una versión QWERTY compacta que reduzca su cantidad de teclas a 50. Los fabricantes suelen diseñar los teclados basándose en tres estándares: full layout, teclados con sección de controles programables, entre 104 o 105 teclas; tenkeyless (TKL) completos, en 87 u 88 teclas y los TLK compactos, la versión más ligera y transportable, propio de teclados inalámbricos de oficina.

Esto afecta, por supuesto, a las macros, a las teclas tácticas y combinaciones de teclas programables, imprescindibles para un jugador que no quiera tropezar realizando complejas secuencias de teclas. Los teclados baratos ni siquiera cuentan con esta funcionalidad, mientras que uno profesional cuenta con una sección de atajos e incluso permite convertir cualquier tecla en macro mediante asignaciones rápidas —por ejemplo, ‘shift’ más número—.

Por último, esto también afecta a las teclas anti-ghosting. El ‘ghosting’ es un problema muy común en teclados gaming de calidad pobre: nos limita los movimientos, y la respuesta de las pulsaciones. El teclado no es capaz de enviar suficiente información cuando pulsas varias teclas simultáneas, lo que redunda en un bloqueo. Imagina que estás jugando a un shooter y en ese instante te quedas parado. Estás muerto. Con un teclado anti-ghosting no existe esta limitación de hardware porque el equipo detecta el tipo de acción que estás haciendo.

Acabados de qualité

Finalmente debemos fijarnos en los acabados, en el peso y rendimiento. Un buen teclado tendrá mayor vida útil, soportará más horas de presión e incluso contarán con protección contra humedad.

La calidad de la tecla es importantísimo: al fin y al cabo, es el elemento principal. Los teclados de membrana cuentan con distintos tipos de PVC de baja calidad, con poca resistencia a golpes y temperaturas. En cambio, los teclados mecánicos rígidos cuentan con teclas de POM (Polyoxymethylene), mucho más resistente y fabricado con materiales de mayor durabilidad. La calidad tiene un precio.

¿Qué opinas?

eSports Unlocked by Orange, vivimos los eSports desde dentro

Entrevistas exclusivas con las estrellas de la Superliga Orange, los mejores vídeos de eSports, las últimas novedades de los profesionales y los mejores consejos para que los amateurs puedan crecer. eSports Unlocked by Orange es esto y mucho más. Te esperamos.

Ver resultados

Calendario Orange

octubre 2018

lun mar mié jue vie sáb dom
1
2
3
4
5
6
  • Masterclass Call of Duty WWII #1 con MethodZ
7
8
9
10
11
12
13
14
15
16
17
18
  • Madrid Games Week
19
  • Madrid Games Week
20
  • Madrid Games Week
21
  • Madrid Games Week
22
23
24
25
26
27
  • Masterclass Clash Royale #2 con Anikilo
28
29
30
31