El ventilador que pone nervioso a todo gamer: cómo volverlo silencioso

Se dice que la ventilación no mola. Nadie es fan de los ventiladores —lo siento, estaba intentando hacer un chiste con “fan”—. Porque es ruidosa, incómoda, porque genera corrientes de aire caliente del interior de la caja y nos la escupen a nosotros.

La realidad no debería ser así: si la ventilación opera en correctas condiciones, en ningún caso deberíamos escuchar apenas ruido, nada de zumbidos de abeja ni ronroneos de gato.

Claro, si el calor se extiende por toda la placa y supera los límites tolerables, lo usual es que el equipo se ponga a todo gas intentando disipar ese calor. Ese sonido propio de un motor de reacción, ese avión que despega bajo nuestra mesa de trabajo. Seguro que sabes de qué hablamos. Tranquilo, te contamos cómo arreglar y reforzar este talón de Aquiles de nuestros PCs.

Mide la temperatura

Comencemos por lo básico: ¿y si tal vez tu PC esté a punto de echar a volar porque hace un calor insoportable? Ellos también sufren, los pobres, las inclemencias del efecto invernadero. Cada ventilador cuenta con un chip, un thermal throttling, que acelera o ralentiza las RPM (Revoluciones Por Minuto) según la necesidad de disipación.

Para medir la temperatura en tiempo real existen herramientas como Real Temp o Open Hardware Monitor, ideales para configurar alarmas y limitar el consumo de la CPU/GPU y evitar los excesos de ruido. Si tu CPU tiene un límite de 55ºC para operar normal y, a partir de ahí dispara la velocidad máxima de los ventiladores por la sobrecarga en el rendimiento, este tipo de programas se responsabilizarán de limitar ese abuso, lanzando avisos al escritorio.

¿No tendrás el PC arrinconado?

¿Eres uno de esos usuarios que hacen mobbing a sus equipos, dejándolos relegados al fondo, contra la pared, sobre una maraña de cables? ¿Y no te da pena?

Los sistemas necesitan respirar. Esta es la máxima de la ventilación: generar una corriente de aire que disipe el exceso de presión térmica en una zona concreta. Es importantísimo que las entradas y salidas de tu PC estén bien espaciadas, que no choquen contra muebles o paredes. ¿La razón? El equipo podría reabsorber parte de ese aire caliente y la disipación no serviría de mucho. Lo único que estarás logrando así es gastar electricidad y escuchar más y más ruido.

Si encima ponemos las piernas encima, nosotros que somos como estufas vivientes generando calor constantemente, asfixiaremos a la máquina de manera definitiva.

Pasa la aspiradora

Tal vez ya sea hora de hacer limpieza. Nuestro PC absorbe aire y ese aire contiene suciedad contenida en el ambiente. Podemos realizar una limpieza pasiva, usando algún limpiador en spray, que contenga aire comprimido ideal para erradicar la suciedad de equipamientos electrónicos. Aunque tal vez eso no termine de solucionar el problema.

También podemos pasar la aspiradora y remover las zonas más torturadas por el polvo ambiental.

Aunque si de verdad te preocupa la limpieza, el primer paso es apagar el sistema y desenchufar la torre de la corriente, abrir la caja y desmontar el ventilador. Sin usar productos que mojen ningún componente, pasa una gamuza sobre las palas del ventilador, revisa con cuidado toda la superficie y remata el resto con una pera o spray de aire comprimido.

En caja cerrada no entran pelusas

Eso sí, no olvides después cerrar y atornillar cada componente en su sitio. Muchos usuarios quitan las tapas del chasis para intentar disipar el calor con mayor velocidad. ¿No es un plan genial?

No, esto es terrible a largo plazo: el equipo se mantiene a temperatura ambiente —y ya no está bajo control regulado por corrientes de aire a unos volúmenes cúbicos determinados—. Y, la peor parte, se la llevan todos esos componentes desprotegidos por la suciedad del entorno: bichos, pelo, incluso la comida que pueda caer encima.

Ni cables largos ni manos largas

¿Has pensado que los cables internos de tu equipo pueden estar obstruyendo el flujo de aire? Cuanto más cortos, limitados y planos sean, mejor. Usa presillas y bridas de plástico para plegar los excesos de cable, evita nudos y mantén el interior ordenado.

Por todo Internet hay fotos con tutoriales y la forma más eficiente de refrigerar es dejando espacio para poder hacerlo.

Hora de jubilar piezas viejas

O tal vez tu ventilador y tu fuente de alimentación ya no den la talla. El ventilador es un componente mecánico que opera a durante todo el día: considera adquirir un nuevo sistema, más eficiente y silencioso, un disipador con mejor rendimiento y regulador de temperatura que insufle nueva vida a tu equipo. Lo notarás incluso en el rendimiento de tu CPU.

Aunque tal vez el problema esté en la fuente de alimentación. Si hemos instalado en las bahías extra un módulo de RAM adicional y somos de cargar el móvil, los discos duros externos y otros tantos cacharros a cada slot USB libre, también deberíamos hacernos con una nueva fuente de alimentación. La potencia es tu aliado.

Cambiando de plan

Como en las dietas, nuestro PC permite cambiar las opciones de energía para ajustarlas a unas necesidades realistas. Debemos seguir la ruta ‘Editar la configuración del plan’ > ‘Cambiar la configuración avanzada de energía’ y, desde aquí, elegir el Administrador de energía y ajustar los distintos porcentajes. Siempre suele mantenerse al 100%, pero si el ruido es excesivo podemos probar a reducir este límite a un 80-85%.

La velocidad del procesador se puede aumentar o reducir desde la BIOS, pero si no dominas a fondo tu equipo te recomendamos no tocar los parámetros internos del sistema y sí recurrir a los controladores de la tarjeta o aplicaciones como CPU-Z o Speedfan, las cuales te ayudarán a regular la exigencia del equipo.

También debemos tener en cuenta las opciones de hibernación y apagado de discos duros que no utilizamos: reduciremos el consumo energético y la temperatura de nuestra CPU porque evitará realizar constantemente tareas de cada módulo activo.

Apaga tu PC y sal a comprar el pan

Los sistemas actuales están preparados para cualquier batalla: pueden soportar días y días de funcionamiento ininterrumpido. Y mucho más bajo los nuevos diseños de ventilación, los módulos de refrigeración líquida o mediante cámaras de vapor. El futuro es ahora. Pero eso no significa que debamos abusar y después quejarnos del ruido redundante que genera nuestro sistema.

Si no vas a usar tu PC durante un periodo no muy breve, considera apagarlo y olvidarte de él. De esta forma, el panel termoeléctrico dejará de trabajar. Esas pestañas de Chrome seguirán ahí cuando reinicies.

El equipo disipará el exceso de calor de cada componente y tú estirarás las piernas. Un plan perfecto. No pruebes algo tan revolucionario como en la imagen de cabecera: un ventilador de pie junto a la torre no cambiará el rendimiento de tu equipo. De hecho, puede ralentizarse si afecta al circuito natural de refrigeración del mismo.

¿Qué opinas?

eSports Unlocked by Orange, vivimos los eSports desde dentro

Entrevistas exclusivas con las estrellas de la Superliga Orange, los mejores vídeos de eSports, las últimas novedades de los profesionales y los mejores consejos para que los amateurs puedan crecer. eSports Unlocked by Orange es esto y mucho más. Te esperamos.

Ver resultados

Calendario Orange

diciembre 2018

lun mar mié jue vie sáb dom
1
  • Barcelona Games World
2
  • Barcelona Games World
3
4
5
6
7
8
9
10
11
12
13
  • Dreamhack Sevilla
14
  • Dreamhack Sevilla
15
  • Dreamhack Sevilla
16
  • Dreamhack Sevilla
  • Masterclass League of Legends #2 con ElOjoNinja
17
18
19
20
21
22
23
24
25
26
27
28
29
30
31